Un eurodiputado polaco critica el proyecto de ley de recuperación basado en un acuerdo con la Comisión y cita a Timmermans

La Comisión Europea no puede dictar leyes a los Estados miembros ni acordar proyectos de ley con los gobiernos antes de que sean adoptados por los parlamentos nacionales, ha declarado el eurodiputado socialdemócrata Robert Biedroń (S&D), citando al vicepresidente de la Comisión, Frans Timmermans, al referirse al nuevo proyecto de ley del Tribunal Supremo.

El proyecto, que según el Gobierno polaco es el resultado de un compromiso con la Comisión Europea, podría descongelar parte de los 35.400 millones de euros en fondos de recuperación y resiliencia que la Comisión ha bloqueado por cuestiones de Estado de Derecho, siendo la reforma del Tribunal Supremo uno de los principales hitos.

«No existe tal procedimiento en el que la Comisión pueda dictar leyes a los Estados miembros o aprobar borradores hasta que se adopten (…) Esto es lo que Timmermans me dijo a través de Messenger (app)», dijo el eurodiputado tras discutir el asunto con el vicepresidente de la Comisión, que bajo la Comisión Juncker era responsable de los asuntos relacionados con el Estado de Derecho.

La Comisión sólo puede evaluar una ley una vez incorporada a la legislación polaca, dijo Biedroń, insistiendo en que el Gobierno debe preparar el proyecto de ley por sí mismo y de acuerdo con los hitos acordados con la UE, según cita Wprost de noticias.

El Parlamento polaco empezará a trabajar en el nuevo proyecto de ley el miércoles.

En una serie de tuits publicados durante el fin de semana, el Comisario de Justicia Didier Reynders hizo un llamamiento a el borrador «un prometedor paso adelante para lograr el cumplimiento de los compromisos del plan polaco de recuperación y resiliencia.»

El servicio de prensa de la Comisión aún no ha respondido a la petición de EURACTIV.pl de comentar su participación en la preparación del proyecto de ley, ni si la adopción del proyecto por el Parlamento allanaría el camino para liberar los fondos de recuperación y resiliencia.

(Aleksandra Krzysztoszek EURACTIV.pl)