El primer ministro griego advierte a sus diputados de «agitación» ante las elecciones

El primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, advirtió el lunes a sus diputados de que estén preparados para afrontar la «agitación» ante las elecciones nacionales, una declaración interpretada por la oposición como «miedo» ante las nuevas revelaciones sobre el escándalo de las escuchas telefónicas.

«Vamos a tener agitación; vamos a enfrentarnos a mucha toxicidad. Y esto se debe a que nadie puede oponerse a nuestro trabajo. Ellos [opposition] tampoco han dicho nada sobre lo que van a hacer en los próximos cuatro años porque sencillamente no pueden hablar y presentar un plan global», dijo Mitsotakis a sus legisladores.

Mitsotakis también dijo que las elecciones podrían celebrarse en abril o mayo, y que se espera una segunda vuelta cuatro semanas después.

Según los analistas, en las próximas elecciones se aplicará una nueva ley electoral, que exigirá un gobierno de coalición para gobernar el país.

La primera vuelta se celebrará sobre la base de la mayoría simple, mientras que para la segunda, un partido necesitará aproximadamente el 37% de los votos para formar gobierno. En caso contrario, el partido que obtenga el primer puesto deberá buscar socios para gobernar.

La oposición interpretó la declaración de Mitsotakis sobre la próxima «agitación» como «miedo» a las revelaciones sobre el escándalo de las escuchas telefónicas en curso, el llamado «Watergate griego».

En el escándalo del «Watergate griego», varios políticos, periodistas y empresarios fueron vigilados por los servicios secretos griegos, que estaban bajo el control personal de Mitsotakis (PPE).

El fiscal jefe griego avivó el fuego tras emitir un polémico dictamen en el que sugería que el organismo de control de la privacidad del país -la Autoridad Helénica para la Seguridad de las Comunicaciones y la Privacidad (ADAE)- no puede realizar auditorías en las empresas de telecomunicaciones para determinar qué ciudadanos están bajo vigilancia.

Tras las enérgicas reacciones de varios influyentes analistas jurídicos y de los partidos de la oposición, la ADAE -cuya función está prevista en la Constitución- hizo caso omiso de la opinión del fiscal y prosiguió con sus auditorías.

La ADAE dispuesta a «apretar el botón

Sitio web de noticias News247.gr informa de que el jefe de la ADAE, Christos Rammos, está «listo para apretar el botón».

Según el sitio web, la ADAE ha finalizado sus auditorías y ha reunido pruebas que documentan las actividades de vigilancia de los servicios secretos griegos sobre políticos y miembros de la cúpula del Ejército.

El siguiente paso de la ADAE será informar a los miembros del Parlamento griego sobre los resultados de las auditorías.

Por su parte, el gobierno prepara su defensa.

En referencia a un artículo sobre Documento que sugería la existencia de un informe de los servicios secretos griegos sobre la vida personal y profesional del jefe del ejército griego, un portavoz del gobierno dio una respuesta diplomática indicativa de la línea de defensa.

«Estos supuestos informes nunca han llegado al Gobierno ni al primer ministro», dijo Gianni Oikonomou.

«Si suponemos que tienen alguna base de verdad y algunos -operando fuera de contexto- dentro de los servicios secretos, hicieron tales cosas, ¿cuál es la relación de quienes tienen hoy en su poder este material con quienes llevaron a cabo estas actividades fuera de contexto dentro de los servicios secretos?». dijo Oikonomou.

Mitsotakis, a pesar de que la primera ley que promulgó como primer ministro fue para poner a los servicios secretos bajo su mando, ha dicho que no tiene ni idea de las actividades de vigilancia.

El «Watergate griego» ha disgustado al Parlamento Europeo.

Renew Europe, los Socialistas y Demócratas (S&D), los Verdes y la Izquierda Unitaria han acusado al Gobierno de intentar encubrir el escándalo.

«La forma en que las autoridades griegas están gestionando el esclarecimiento del asunto es una señal de alarma de que el país se encuentra ya en una senda avanzada hacia un Estado autocrático», declaró la semana pasada a EURACTIV el eurodiputado Hannes Heide, coordinador de S&D en la comisión PEGA del Parlamento Europeo que está estudiando el asunto.

El S&D también ha pedido a la jefa de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y al vicepresidente griego de la Comisión, Margaritis Schinas, que rompan su silencio sobre el asunto, alegando que ponen a prueba la credibilidad de la Unión.

La comisión PEGA del Parlamento Europeo también formuló diez recomendaciones, entre las que destaca la de retirar los servicios secretos a Mitsotakis.